El Departamento de Ingresos de Tailandia está dispuesto a proponer que el gabinete enmiende el código de ingresos para así poder clasificar las criptomonedas como activos digitales y gravarlas con una tasa de ganancias sobre el capital del 10%.

La autoridad para iniciar las regulaciones se deriva de un ‘grado real’ para regular de forma más completa las criptomonedas e ICOs. Un grado real empodera al gobierno para actuar en asuntos que conciernen a la seguridad pública. En este caso, el poder le será entregado a la SEC* del país para regular todos los aspectos de las criptomonedas, ya que a partir de ahí “las monedas digitales serán clasificadas como activos digitales, no como monedas” dentro del país. El Vice-primer Ministro, Somkid Jatusripitak busca emitir la nueva ley antes de fin de mes.

La comunidad de empresarios no ha recibido la noticia de la mejor manera. Adisak Sukumvitaya, director ejecutivo de Jay Mart PLC, dijo que el gobierno “debería anunciar un panorama claro del marco regulatorio de las criptomonedas de una vez, en lugar de [revelarlo] gradualmente en fragmentos y piezas”. Adicionalmente, aquellos que busquen operar por fuera del país podrían enfrentarse a lavado de dinero cuando hagan la repatriación de los fondos.

¿Los planes de regulación en Tailandia podrían lograr el equilibrio correcto?

Debido a que las regulaciones de las criptomonedas son un tema polémico con los gobiernos de todo el mundo, es importante estudiar la propuesta de cada país y analizar su potencial.

Debido a que el ‘grado real’ de Tailandia es usado para mantener la seguridad pública para los problemas emergentes, entonces esto sugiere que las regulaciones sobre criptomonedas en Tailandia se basan en preocupaciones de seguridad pública. Además de aumentar los ingresos, un impuesto puede tener dos efectos posibles. Primero, disminuye su uso, pero no elimina la amenaza percibida. Segundo, empuja las actividades hacia los mercados negros, los cuales en efecto son más peligrosos ya que carecen de un arbitraje judicial adecuado. Por lo tanto, la ley de impuestos propuesta por Tailandia no puede eliminar sus temidas preocupaciones sobre la seguridad pública.

Hasta el momento, el gobierno de Tailandia parece no haber determinado las regulaciones exactas que perseguirá su SEC. Su decisión final hará una gran diferencia. Ciertos tipos de regulaciones pueden argumentar que efectivamente están protegiendo a los consumidores, sin embargo, otras regulaciones pueden hacer a los consumidores más propensos al riesgo. Si las regulaciones actúan como un impuesto (incrementando innecesariamente el costo de usar criptomonedas) lo que estarían haciendo es empujar el uso hacia mercados negros. Si las regulaciones cambian las acciones del consumidor, podría crear riesgos morales y ocasionar más riesgos y pérdidas a los consumidores y al público en general. Estas preocupaciones traen la pregunta de si las soluciones propuestas podrían traer peores problemas al no reconocer que los verdaderos desarrollos que se están haciendo en el espacio de las criptomonedas.

Dash busca ser tan claro como sea posible, eliminando la necesidad de regulaciones

No todas las criptomonedas son creadas de la misma forma, ya que Dash ha hecho esfuerzos deliberados para diferenciarse de otras ofreciendo un valor claro y justo para ayudar a los consumidores sin la intervención del gobierno. La adopción de Dash por consumidores alrededor del mundo para satisfacer las carencias de sus monedas nacionales y elecciones bancarias señalan que ellas han sido ignoradas por sus gobiernos en la época anterior. El énfasis de que Dash busca ayudar a la gente a vivir más cómodamente a través de transacciones más asequibles, rápidas y seguras que las alternativas actuales con suerte desviarán la ira regulatoria. Los reguladores temen que el público no sea lo suficientemente inteligente para diferenciar las inversiones de carácter regular en ICOs o las criptomonedas con poca infraestructura y por lo tanto, necesitando protección.

Inclusive si eso es cierto, Dash tiene una infraestructura bastante fuerte y hojas de ruta claras sobre cómo crecerá durante el tiempo diferenciándose de otras criptomonedas que carecen de tal infraestructura. Adicionalmente, Dash es muy abierto con la información de forma que quienes inviertan en la red de Dash están bien informado sobre lo que están adquiriendo. Esas dos características de Dash elimina las supuestas amenazas que los oficiales del gobierno ven en las criptomonedas.

SEC: Securities and Exchange Commission / Comisión de Bolsa y Valores

Autor: Justin Szilard

Fuente: https://www.dashforcenews.com/thailand-set-to-legalize-cryptocurrencies-as-an-asset-not-a-currency/