Bitcoin puede ser vulnerable a un ataque de grupos de minería con sede en China a pesar de tener un poder de hash bastante descentralizado, lo que le da crédito a tecnología como la de ChainLocks de Dash incluso para monedas con un gran hashrate.

Según un artículo de investigación de 2018 titulado The Looming Threat of China: An Analysis of Chinese Influence on Bitcoin (La Amenaza Inminente de China: Un Análisis de la Influencia de China en el Bitcoin) de los investigadores Ben Kaiser, Mireya Jurado y Alex Ledger, el estado actual de la minería de Bitcoin puede presentar problemas importantes para la descentralización, la resistencia a la censura y la propia viabilidad de la red de Bitcoin debido fuerte concentración geográfica del hashpower en el área de jurisdicción de China:

“El sistema está diseñado para que cualquiera pueda contribuir al dedicar algo de poder de cómputo a la minería, pero en los últimos años, la minería de Bitcoin se ha centralizado en gran medida debido a los avances en hardware especializado que hacen que el hardware básico quede obsoleto. Como resultado, los mineros se han congregado en grupos (pools) de minería: consorcios de mineros que trabajan juntos y comparten ganancias. A partir de junio de 2018, más del 80% de la minería de Bitcoin es realizada por seis grupos de minería, y cinco de esos seis grupos son administrados por individuos u organizaciones ubicadas en China”.

El documento concluye que no solo la minería de Bitcoin está muy centrada en China, sino que el gobierno chino tiene los medios y la motivación para ejecutar cualquier número de ataques contra la red sin ayuda:

“Concluimos que China tiene la suficiente capacidad y fuertes motivos para realizar una variedad de ataques contra Bitcoin”.

El Bitcoin y las criptomonedas similares funcionan con la minería de prueba de trabajo, donde diferentes máquinas especializadas procesan transacciones y aseguran la red compitiendo para resolver acertijos matemáticos complejos, y son compensados al recibir parte de las nuevas monedas creadas, así como las tarifas de transacción. Si no existe una entidad individual que controle la mayoría del poder de hash minero de la red, o el poder de procesamiento dirigido a la red, se considera seguro contra los ataques. Sin embargo, incluso en un caso en el que la mayor parte del poder de minería se distribuya entre varias entidades físicas, si esas entidades pueden ser señaladas como blanco por un solo actor, la cadena puede verse comprometida de todos modos. Aunque la minería a menudo es realizada por una gran cantidad de participantes independientes, debido a la naturaleza de la distribución de recompensas, los mineros tienen un incentivo para concentrarse en grandes grupos. Si esos grupos están ubicados en un área donde puedan estar sujetos a un compromiso, esto representa una amenaza creíble contra toda la red.

La jurisdicción de la geografía podría representar una amenaza para la seguridad a pesar de un alto poder de hash

Distribución del hashrate de Dash a septiembre 2 de 2019

Un análisis histórico de los grupos de minería de Bitcoin concluyó que una mayoría significativa de hashpower se encontraba en grupos chinos. Analizando los últimos datos de Coin.Dance, los grupos de minería de Bitcoin con sede en China BTC.com, F2Pool, AntPool, Huobi, Poolin, BTC.top, ViaBTC y Bixin, representan en conjunto aproximadamente el 76.39% del hashpower total de Bitcoin en la actualidad. Esto indica que, de implementarse de manera efectiva, un ataque geográfico podría comprometer severamente toda la red de Bitcoin debido a su alta concentración de poder de hash en China.

Lejos de ser exclusivo de Bitcoin, este problema de distribución afecta también a otras criptomonedas de prueba de trabajo, como Dash. Según los últimos datos extraídos de CryptoID, los grupos de minería de Dash AntPool, Discus Fish/F2Pool, Poolin y ViaBTC juntos representan aproximadamente el 51% del hashrate total de la red, todos ubicados en China. Esta distribución podría resultar problemática para una criptomoneda que depende 100% de la prueba de trabajo, como lo era Dash antes de la implementación de ChainLocks este año.

El mecanismo de consenso dual de ChainLocks diluye significativamente el riesgo de ataques basados en la geografía

Distribución de nodos de Dash

Sin embargo, gracias a una nueva innovación de Dash, este vector de ataque minero basado en la geografía puede que no aplique. Desde la implementación de ChainLocks, la red de masternodes de Dash, los cuales son nodos con un colateral e incentivados, ahora juega un papel en la seguridad de la red, asegurando la cadena para que no sean posibles futuras reorganizaciones. Según el educador de criptomonedas Andreas Antonopoulos, esto esencialmente hace que un ataque del 51% sea imposible sin pagar un costo considerable para comprometer la red de masternodes:

“[ChainLocks] es una forma novedosa e interesante de hacer un sistema híbrido de prueba de trabajo/prueba de participación, y sí, hará que los ataques del 51% sean mucho más difíciles en esa cadena en particular. De hecho, si quieres hacer un ataque del 51%, en realidad tienes que hacer un ataque del 60% donde comprometas el código que se ejecuta en los masternodes o pongas suficientes fondos en stake, algo que probablemente no sea posible pues requieres tener funcionando el 60 % de los masternodes tú mismo. Creo que a las tasas actuales sería de $ 300 millones de dólares, por lo que no es factible”.

Si bien los masternodes dependen de operadores que poseen el control de más de 1,000 unidades de Dash y, en teoría, pueden ubicarse de forma privada en cualquier parte del mundo, los nodos a menudo están alojados en servidores con ubicaciones geográficas conocidas. Sin embargo, según los datos de BlockChair, una parte significativa de estos nodos, más del 50%, se encuentra en países europeos, con América del Norte en un segundo lugar con aproximadamente el 25%. Debido a la distribución de minería de la red, esto significa que para interrumpir la red de Dash, un atacante necesitaría teóricamente comprometer los grupos mineros chinos y también alterar la infraestructura de los servidores en varias naciones europeas y norteamericanas diferentes, lo que requeriría una colaboración global entre superpotencias que están frecuentemente en desacuerdo sobre las prioridades políticas. Además, los propietarios de colaterales de masternodes pueden apagar y reiniciar nodos bajo una infraestructura de alojamiento alternativa en otras ubicaciones geográficas, lo que hace que incluso una interrupción coordinada de la red de masternodes sea solo temporal. Esto hace que el modelo de Dash sea significativamente más difícil de atacar que la mayoría de los otros proyectos de criptomonedas, posiblemente incluyendo Bitcoin.

Nota: Las estadísticas de nodos de Dash pueden ser parcialmente inexactas debido a la discrepancia en el número registrado de nodos totales (4,402) y el número total conocido de masternodes (4,930).

Autor: Joël Valenzuela

Fuente: https://dashnews.org/can-bitcoin-survive-china-mining-pool-attack-without-chainlocks/