Casi todo el Reino Unido carga consigo efectivo, lo que indica que sus ciudadanos pueden sentir algunas necesidades que no han sido satisfechas por las aplicaciones bancarias y de pagos.

Según un informe de la Oficina de Correos, la gran mayoría del país, alrededor del 95%, todavía llevaba efectivo, donde la billetera promedio contiene al menos 26 libras. Menos del 10% estan listos para la transición hacia una sociedad sin efectivo. Además, más del 20% realmente prefiere usar el efectivo para ciertos propósitos y compras, lo que demuestra que las aplicaciones para los pagos pueden que no hayan cumplido con todas las necesidades requeridas para que los consumidores confíen en ellas por completo.

Se sigue prefiriendo el dinero en efectivo para varios propósitos

Según el estudio, el dinero en efectivo sigue siendo popular para una variedad de usos, como comprar alimentos, pagar por el estacionamiento, el transporte, pagar por servicios como la limpieza de ventanas y para las donaciones de caridad. Varios de estos usos pueden tener una mayor fricción si se pagan con los servicios bancarios, por ejemplo, usar lectores de tarjetas o sincronizar los detalles de la cuenta para el pago, en lugar de simplemente entregar algo de efectivo. Otros pueden incluir razones de privacidad, como por ejemplo las donaciones caritativas, y otros casos pueden incluir el pago a trabajadores migrantes u otras personas que no tienen acceso al sistema financiero.

Las preocupaciones sobre la privacidad pueden evitar que algunos usuarios se trasladen completamente a una sociedad sin efectivo. Venmno, La popular aplicación para los pagos, ha tenido problemas en el pasado que exponen en su totalidad el historial de transacciones de los usuarios al público en general. Mastercard también ha participado compartiendo los datos de compras con Google, cerrando el ciclo y llenando el vacío de información provista por las compras en físico. El efectivo no tiene ninguno de estos inconvenientes de privacidad, lo que explica potencialmente la prolongación de su popularidad.

El efectivo digital puede cumplir ambos roles para el consumidor, con lagunas diferencias de los sistemas tradicionales

Las criptomonedas, como Dash, pueden cumplir los roles del efectivo y de las aplicaciones para pagos, ofreciéndole al consumidor lo mejor de ambos mundos. Al igual que las aplicaciones para pagos, Dash se puede enviar a cualquier persona de manera electrónica, es conveniente para los pagos en línea y se puede usar de manera eficiente con terminales de puntos de venta en los negocios. Al igual que el efectivo, Dash tiene tarifas de transacción prácticamente gratuitas, procesamiento instantáneo, se puede entregar fácilmente a cualquiera sin importar el proceso de verificación de la cuenta o AML/KYC (se puede usar una aplicación descargada fácilmente o una billetera de papel), y mantiene todas las transacciones del consumidor privadas.

Sin embargo, un rol que Dash no cumple es el de poner a toda la economía bajo el análisis estricto. Si bien todas las transacciones de Dash son verificables públicamente en la cadena de bloques, y si bien varios servicios respaldan a Dash para facilitar el cumplimiento total de impuestos y de los procedimientos AML/KYC, la elección de vincular la identidad de alguien con los fondos de alguien, así como revelar dónde se envían las transacciones públicamente, corresponde al usuario. Si lo que busca una sociedad es la supervisión completa de toda su actividad financiera entre todos sus ciudadanos, Dash puede que no sea el sistema financiero preferido para usar.

Autor: Joël Valenzuela

Fuente: https://www.dashforcenews.com/over-95-of-uk-still-carries-cash-showing-stalling-of-cashless-society/