Solía pensar que el drama de la escalabilidad del Bitcoin había terminado luego de la división con Bitcoin Cash. También pensé que aquellos promoviendo el uso del Bitcoin como una moneda para pagos peer-to-peer eran los “chicos buenos” de los dos lados. Estaba equivocado en ambas oportunidades.

La semana pasada leí un artículo de Bitcoin.com que hablaba de Portsmouth, una ciudad cercana que conozco muy bien. El artículo promocionaba una tienda local como “solo Bitcoin”, y mencionaba una docena de tiendas locales que aceptaban esta moneda como forma de pago. El problema radica en que la tienda acepta una variedad de criptomonedas, especialmente Dash, e incluso dejó de aceptar Bitcoin por un tiempo, y los negocios locales reciben más del 80% de sus ventas con criptomonedas en Dash. Sin embargo, el artículo no mencionó a Dash ni una vez, a pesar de haber incrustado el video de mi aparición en CNN donde me destacaban utilizando solo Dash en toda la ciudad. Después de quejarme, la palabra “solo” en “solo Bitcoin” fue eliminada del titular, y el video, la porción de noticia más valiosa sobre el tema central del artículo, fue eliminado por completo. Cualquier cosa por evitar mencionar a Dash en lo absoluto.

La experiencia me enseñó una fea lección sobre las comunidades detrás de dos de las criptomonedas más grandes del mundo.

Hay un pensamiento de que “el fin justifica los medios” para opacar la verdad

Tanto las comunidades de Bitcoin como de Bitcoin Cash están decididas a impulsar una narrativa: su moneda es la que es usada en todos los lugares, y ganará la adopción masiva. Concedido, toda moneda bajo el sol está buscando el mismo resultado para su proyecto, sin embargo, la mayoría entiende que este no es el caso, que todos tenemos largos caminos por recorrer antes de que se logre una adopción masiva, o de que un proyecto sea coronado como como el rey indiscutible. LA diferencia es que ambos Bitcoins quieren forzar la narrativa hoy en día, de que su moneda ya ha ganado la adopción masiva, los hechos son malversados y están dispuestos a ir hasta extremos locos para manipular la narrativa hasta que se ajuste a esa conclusión. Por eso llamaría a ambas comunidades de Bitcoin más deshonestas que cualquiera de las demás monedas.

La pelea no es sobre la mejor tecnología, sino sobre el “verdadero Bitcoin”

Bitcoin creció por su propio mérito como un sistema de dinero electrónico peer-to-peer que cualquiera podía usar en cualquier lugar sin que nadie lo censurara o parara. Sin embargo, ahora, la lucha no es sobre cuál es mejor, sino sobre cuál es el Bitcoin real. Esta es una lucha narrativa que solo le interesa a los miembros de los dos cripto-cultos. Al resto del mundo no le importa esa guerra santa sobre el título sagrado, le importa la mejor tecnología que pueda generar riqueza y liberar al mundo. Eso solía ser Bitcoin, pero ya no lo es más, y entre más personas se enfoquen en hacer algo “más Bitcoin” en vez de mejor, más decaerá su utilidad actual.

La narrativa excluye completamente los avances en criptomonedas de los últimos años

Bitcoin persigue soluciones de escalabilidad complicadas y experimentales que le permitan ser usado eficientemente para transacciones pequeñas lo era antes, bajo la arrogancia de asumir que todos lo usarán en lugar de otra moneda más útil, simplemente “porque es Bitcoin”. Hay una actitud frustrante similar con Bitcoin Cash, con duras conversaciones sobre la experimentación de soluciones al doble gasto y considerando desarrollos para mejorar su privacidad. Dash ya ha resulto ambos, hace cuatro años. Esta actitud de ignorancia sobre la tecnología actual y los avances en el resto del cripto-espacio representa una aguda desventaja competitiva, con otros proyectos capaces de acercarse sigilosamente y superar a los dos proyectos enceguecidos.

Finalmente, ni Bitcoin, ni Bitcoin Cash van a ganar

Entonces luego pensé: ni Bitcoin ni Bitcoin Cash serán la criptomoneda que resulte ganadora al final. Cuando se está peleando sobre cuál es el verdadero Bitcoin más que en cuál beneficia la humanidad, cuando se ignora la tecnología con su rápido desarrollo a favor de tecnología de hace años, cuando se organiza la narrativa en los medios para que muestre una imagen falsa del estado actual de la adopción de las criptomonedas y bloquean deliberadamente información que iría en contra de esa narración, habrán perdido. Ambos proyectos tienen la oportunidad de crear algo especial que sea usado por todo el mundo. En cambio, han optado por participar en una guerra santa. Ellos tienen su merecido.

Autor: Joël Valenzuela

Fuente: https://www.dashforcenews.com/what-bitcoins-civil-war-taught-me-about-media-manipulation-on-both-sides/