Dash y las criptomonedas ofrecen una solución a las monedas fiduciarias que continúan devaluándose en todo el mundo; por ejemplo, la libra esterlina ha perdido alrededor del 99.5% de su valor desde el 1700, el dólar estadounidense ha perdido más del 96% de su valor en el último siglo, y otras monedas menos exitosas están incluso peor.

Esta devaluación llama la atención sobre el hecho de que las monedas fiduciarias no son capaces de adaptarse a los escenarios cambiantes y, cuando lo hacen, por lo general se adaptan en contra de los mejores intereses de los poseedores de dichas monedas. Los ejemplos más extremos se encuentran en países con hiperinflación como Venezuela, Weimar en Alemania y Argentina, pero la inflación y la devaluación todavía se pueden ver en las naciones del primer mundo. Peor aún, los intentos de ocultar y evitar la inflación pueden provocar que la devaluación se manifieste en otras áreas. Este fue el caso de la crisis del euro y de Grecia, Italia y España, ya que cada país usaba una moneda común y una política monetaria, pero era libre de aplicar una política fiscal independiente. Entonces, cuando estos países del sur de Europa se endeudaron más que sus vecinos del norte, el euro se devaluó mucho y así la devaluación apareció en el sur de Europa a través de una economía más lenta, mayores tasas de endeudamiento y un mayor desempleo.

Muchos también afirman que las monedas fiduciarias son más seguras frente a la manipulación que las criptomonedas porque tienen el respaldo del gobierno, pero este no es siempre el caso. El ejemplo más famoso es cuando George Soros “provocó la quiebra del Banco de Inglaterra” al reducir la moneda lo suficiente como para obligar al gobierno inglés a abandonar el Mecanismo de Tipo de Cambio Europeo. Las políticas gubernamentales causaron que la moneda difiriera de su verdadera tasa de mercado, la cual fue apalancada por inversores privados y causó cambios rápidos en el poder adquisitivo para los consumidores promedio.

Estos eventos son ejemplos de cómo las monedas fiduciarias trabajan constantemente en contra de los intereses de sus consumidores y son manipuladas por funcionarios gubernamentales o grandes inversores privados. La llegada de las criptomonedas proporciona a los consumidores otra opción.

Las criptomonedas ofrecen una solución y una réplica de las monedas fiduciarias

Las criptomonedas se fundaron originalmente con el objetivo de ser una moneda descentralizada, digital y de par-a-par, con una una emisión fija independiente de cualquier manipulación gubernamental y estadísticamente no plausible de controlar. Ese era el objetivo de Bitcoin, sin embargo, desde entonces han surgido muchas otras criptomonedas que comparten esta visión y otras que no lo hacen. La diferencia más común son las monedas que tienen una emisión fija y las que no, pero cada una de ellas debe evaluarse según el uso previsto. Dash, Bitcoin y Bitcoin Cash son algunos ejemplos de criptomonedas que tienen una emisión limitada de monedas que se extraerán alguna vez, lo que brinda a los consumidores la confianza de que la moneda no será degradada según los protocolos de código actuales. Luego, hay monedas como Ethereum que no tienen un suministro total fijo como Dash, Bitcoin o Bitcoin Cash, pero se esfuerzan por ser una plataforma más que una moneda, por lo que el suministro limitado no es aplicable. Diferentes criptomonedas intentan satisfacer las diferentes demandas de los consumidores al proporcionar diferentes servicios y, por lo tanto, tienen diferentes estructuras.

Sin embargo, a pesar de que los consumidores tienen libertad de elección para tener dinero sólido, todavía hay una demanda de dinero poco seguro. Esto se ve por la creación de monedas pseudo-bancarias-fiduciarias como ripple, monedas pseudo-gobierno-fiduciarias como el Petro, y las llamadas ‘monedas estables’ como Tether. Todas han recibido un gran escepticismo dentro de la comunidad de las criptomonedas por su dudosa confiabilidad. No tienen un suministro fijo limitado, tienen altos niveles de concentración de riqueza y parecen tener la capacidad de cambiar fácilmente sus protocolos o emitir nuevos suministros. Una posible explicación de su popularidad es la falta de comprensión de la teoría monetaria y la diferencia entre el dinero sólido y el dinero no seguro, ya que esto es lo que se ve comúnmente en la política cotidiana.

Dash educa a los consumidores y demuestra las ventajas del dinero “sólido”

Con la gran cantidad de criptomonedas disponibles, Dash se destaca de la multitud educando a los consumidores y resolviendo problemas del mundo real mostrando las ventajas del dinero sólido. Dash ha mostrado sus servicios más valiosos en Venezuela, donde los consumidores aceptaron rápidamente Dash como una solución a sus problemas de hiperinflación. Dash es tan popular que ya hay más de 1500 comerciantes que aceptan Dash, lo cual representa casi la mitad de la adopción comercial global. Dash ha demostrado sus ventajas tan bien que los países vecinos que no sufren la hiperinflación están viendo un crecimiento en su adopción.

Dash ha sido capaz de lograr esta rápida adopción debido a que su sistema de tesorería único permite a los especialistas en alcance comunitario ser financiados profesionalmente para educar a los consumidores sobre Dash y cómo sus características únicas pueden beneficiar sus vidas a través de dinero sólido. Los consumidores, especialmente los que viven en países que sufren de hiperinflación o dificultades económicas, no siempre tienen tiempo para investigar adecuadamente el gran sector de las criptomonedas para ver qué soluciones existen y cuáles son las mejores para ellos. Dado que Dash puede hacer que el dinero sólido sea de fácil acceso y comprensible para los consumidores, Dash reduce los costos de cambio de monedas fiduciarias poco sólidas y facilita la adopción de Dash.

Autor: Justin Szilard

Fuente: https://www.dashforcenews.com/dash-provides-an-alternative-choice-as-fiat-currencies-continue-to-devalue/