Las criptomonedas no son fáciles de usar, todos lo saben, pero pocos comprenden qué tan importante es esto.

Veamos una ilustración rápida de lo que hablo con Dash, la cual es una de las monedas más fáciles de usar. Estaba intentando mover fondos de mi billetera-nodo (la única forma de usar PrivateSend de manera confiable hasta ahora) a mi billetera móvil. La billetera-nodo no tiene forma de escanear códigos QR, así que la única manera para para llevar los fondos a la billetera móvil era copiar de alguna forma la dirección y enviarla del teléfono a la computadora. La forma más fácil, desafortunadamente es enviarse a sí mismo un email desde el teléfono con la dirección, copiar la dirección en la billetera Core y enviar. Mi conclusión instantánea de mover fondos desde la billetera Core fue “Nadie va a usar esto”. Eso es un problema.

La fricción desacelera el uso en general

La facilidad de uso se puede mejorar limitando el número de puntos de “fricción” en todo el proceso de uso. Cada paso adicional que un usuario tiene que dar para alcanzar su resultado esperado reduce la facilidad de uso, así como cada vez que tienen que parar y pensar, están confundidos o frustrados. Cada experiencia negativa o difícil hace que el usuario pierda el interés en realizar tal acción nuevamente. Esta simple respuesta pavloviana condicionada moviliza el comportamiento hacia los productos fáciles de usar y lejos de la tecnología experimental. El resultado en las criptomonedas es que unos cuantos usuarios nuevos y no técnicos desistirán, pero lo mismo aplica para usuarios más conocedores y desarrolladores quienes pueden ser más pacientes con la experiencia de la tecnología emergente. Las leyes del comportamiento humano continúan aplicando sin importar que tan adepto a la tecnología sea el usuario, y cada nueva capa de dificultad elimina otro grupo de usuarios o la frecuencia de uso.

 

La dificultad de uso reduce la utilización de alternativas descentralizadas y privadas

Desafortunadamente, muchas iniciativas que protegen la privacidad del usuario y dependen menos de servicios centralizados de cualquier tipo, tienden a ser más difíciles de usar. Usar un cliente ligero para hacer transacciones puede ser tan simple como descargar una aplicación, algunas veces incluso la primera app que aparece en una búsqueda, mientras que ejecutar su propio nodo significa descargar el cliente, así como la blockchain completa y mantenerlo en funcionamiento constantemente. Hacer operaciones de trading en un cliente descentralizado como Bisq es mucho más difícil que usar un servicio como Uphold o ShapeShift, lo que significa que solo los usuarios más osados se irán por los pasos adicionales. También el usar funciones avanzadas de privacidad requiere que se use siempre un nodo completo, limitando severamente su uso. Incluso en una tecnología radicalmente descentralizada como las criptomonedas, solo un pequeño grupo de usuarios operan completamente sin confiar en grandes terceros.

Cuando la facilidad de uso es un bien escaso, aparecen los puntos de quiebre

Los humanos buscamos los caminos con menor resistencia, y cuando ese camino está estrecho, aparecen los puntos de centralización. Si la facilidad de uso es el valor principal para los usuarios, ellos estarán dispuestos a sacrificar otros aspectos en búsqueda de su principal deseo. Esta rareza provoca monopolios en la experiencia del usuario en torno a funciones que reducen la descentralización y la privacidad. Por ejemplo, el método amigable que tiene Coinbase para comprar, tradear y usar criptomonedas ha causado que éste tenga un número significativo de usuarios, a pesar de ser un servicio que opera como un banco centralizado. Un porcentaje muy pequeño de las transacciones de Zcash son privadas debido a la difícil necesidad de ejecutar un nodo completo y usar un monedero a través de línea de comando. BitPay ha permanecido por años como la única aplicación de Punto de Venta funcional para criptomonedas, con una función que permite convertir los fondos en una cuenta bancaria, y ha tenido un soporte limitado a Bitcoin por mucho tiempo. MyMonero ha atraído un número significativo de usuarios a pesar de los importantes problemas de seguridad y la privacidad imperfecta, debido a las opciones limitadas de su cliente ligero y la dificultad de ejecutar una billetera-nodo completa. Todos estos casos tienen métodos alternativos de uso, pero casi ninguno con la misma experiencia del usuario, lo que finalmente termina en centralización.

La solución es entonces, reducir la escasez de la facilidad de uso y enfocarse más en este aspecto. Cuando la experiencia del usuario es un artículo escaso, los usuarios estarán dispuestos a pagar un precio más alto, tanto financiero como en pérdida de otras funciones. Si este aspecto tan deseado deja de ser escaso, los usuarios harán su elección según otros aspectos. En otras palabras, entre más opciones amigables con el usuario hayan, más usuarios estarán dispuestos a elegir –y lo harán- a seleccionar las más descentralizadas y privadas, y más demanda existirá en el mercado para esas características, modificando todo el ecosistema.

La ciencia de la experiencia del usuario es una de las más raras, más irrespetadas y una de las habilidades más cruciales en el mundo cripto

En un campo altamente técnico, la experiencia del usuario es a menudo ignorada, algunas veces inclusive ridiculizada a favor de otros aspectos más técnicos. Lo que tenemos que recordar, es que el comportamiento humano es tanto una ciencia como un código. Toda la tecnología creada por las personas se supone que es para servirle a las personas, haciendo al elemento humano la prioridad principal, donde el desarrollo existe como un siervo de este objetivo principal. Los proyectos de criptomonedas que se enfocan solamente en la parte técnica, así como en su descentralización y en potenciales ofertas de privacidad, están condenados al fracaso su no reconocen la experiencia del usuario como algo tan importante, si no es más. Cuando se identifican proyectos que serán exitosos a largo plazo, siempre préstele atención a este balance entre respeto a aspectos fundamentales y la experiencia del usuario final.

El matrimonio de la tecnología descentralizada y una experiencia de usuario perfecta es lo que realmente cambiará al mundo

Ahora mismo, la mayoría del mundo y en particular el primer mundo, usan tecnología financiera altamente centralizada, sujeta a censura, y fácilmente rastreable por una razón principal: Es fácil de usar. La aplicación del banco, PayPal o Venmo, la tarjeta de crédito sin contacto, etc. tienen una facilidad de uso mayor que su criptomoneda promedio. Cuando esto logre cambiar, es cuando el mundo dará un gran salto hacia la verdadera libertad.

La revolución financiera creada por el Bitcoin parte de la creación de un sistema financiero más eficiente que el anterior, ahora puede ser usado por cualquier persona en cualquier lugar, sin restricción, manipulación o censura. La evolución financiera creada por Dash le traerá este regalo invaluable a las masas.

Autor original: Jöel Valenzuela

Fuente: https://www.dashforcenews.com/ease-use-affects-decentralization-privacy/