China se ha embarcado en una puja favor de la tecnología blockchain y está haciendo movimientos para crear soluciones basadas en blockchain y criptomonedas sancionadas por el estado, una realidad en el país.

La semana pasada, el presidente chino, Xi Jinping, pronunció un discurso sobre el deseo de invertir más en la tecnología blockchain y las criptomonedas. El Comité Permanente de la XIII Asamblea Popular Nacional de China respaldó este discurso con una nueva ley que, aunque no menciona directamente las criptomonedas, “motiva y apoya la investigación y la aplicación de la ciencia y la tecnología en la criptografía y protege los derechos de propiedad intelectual en la criptografía”.

Además, la Oficina de Propaganda del Partido Comunista Chino también implementó recientemente «El corazón de la cadena» para que los miembros del partido puedan registrar su promesa al partido comunista en la cadena de bloques como un «corazón inicial». Además, los rumores de Twitter muestran que los funcionarios chinos anunciaron su criptomoneda estatal, DCEP, que ha estado en proceso durante años.

Centralizando las criptomonedas alrededor de China

Las criptomonedas no son nuevas para China, ya que el país presentó una gran actividad que redujeron durante el aumento de precios de 2017, sin embargo, los desarrollos recientes pueden centralizar aún más la industria en todo el país. Según los informes, el anuncio de Libra de Facebook aceleró el enfoque de China en el desarrollo de su propia criptomoneda. Sin embargo, el gobierno quiere asegurarse de que su criptomoneda aprobada por el estado solo tenga un «anonimato controlable» y que el estado pueda ver lo que quiera ver en relación con las transacciones de una persona. Se puede argumentar que una criptomoneda estatal en China incluso permitiría menos privacidad que los métodos actuales, ya que los chinos solo pueden monitorear “oficialmente” el dinero que fluye a través del sistema bancario y tienen que trabajar con compañías privadas para monitorear los pagos móviles que nunca dejan las aplicaciones como Alipay y WeChat Pay. La criptomoneda creada por el gobierno chino probablemente se aseguraría de que el gobierno pueda ver fácilmente el historial de tantas direcciones como sea posible y vincularlas a una identidad personal.

Además, existe un riesgo creciente incluso en el sector de las criptomonedas de código abierto, especialmente Bitcoin, de que la creciente centralización de la minería dentro de China puede arriesgar la seguridad de la red debido a posibles acciones geopolíticas. La mitad del hashrate de Bitcoin proviene de solo 4 grupos de minería y “para junio de 2018, más del 80% de la minería de Bitcoin era realizada por seis grupos mineros, donde cinco de esos seis grupos son administrados por individuos u organizaciones ubicadas en China”, según una investigación de la Universidad de Princeton y la Universidad Internacional de Florida. Esta fuerte centralización de la infraestructura crítica de la red dentro de una única jurisdicción hostil, combinada con el hecho de que Bitcoin tiene un ajuste de dificultad cada 2,016 bloques, puede causar más interrupciones en la cadena más allá de disminuir el hashrate que aumenta las vulnerabilidades de seguridad. Como se vio recientemente en el tema de minería Bitcoin Cash, la red pasó de producir bloques demasiado rápido a pasar horas sin producir un solo bloque.

Dash reduce los riesgos de la centralización

Si bien la mayoría de su infraestructura minera aún está dentro del país, Dash puede ser más resistente a la fuerte influencia que China tiene sobre las criptomonedas que muchos de sus competidores. Dash emplea mineros y masternodes para asegurar la red gracias a la tecnología ChainLocks, la cual aprovecha la red de masternodes para asegurar el primer bloque visto en la red, evitando que sea revertido, incluso en el caso de un intento de ataque de minería del 51%. Además, la infraestructura de Dash se extiende de manera más uniforme en todo el mundo, con una ligera mayoría del poder de minería en China, mientras que la gran mayoría de los masternodes, si bien tienen propietarios en todo el mundo, están alojados principalmente en Europa occidental y América del Norte. Esto reduce significativamente el riesgo de que una sola jurisdicción, o una colección de poderes aliados, interrumpa temporalmente la red al obligar a los operadores de grupos de minería o proveedores de hosting de masternodes a actuar en contra de sus intereses. Finalmente, los ajustes de Dark Gravity Wave de Dash ajusta la dificultad de minería en cada bloque, asegurando que Dash sea menos vulnerable a interrupciones por cambios repentinos en el hashrate y, por lo tanto, a los diversos eventos geopolíticos que pueden conducir a dichos cambios.

Autor: Justin Szilard

Fuente: https://dashnews.org/china-launches-blockchain-push-growing-countrys-worrying-influence-over-cryptocurrency/