El gobierno de Brasil formó recientemente un comité especial para crear nuevas regulaciones para las criptomoneda dentro del país.

La orden proviene del presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, el diputado federal Rodrigo Maia, la cual es la cámara baja del Congreso Nacional de Brasil y tiene 513 diputados. La comisión especial estará compuesta por 34 miembros. Este movimiento se produce después de que el banco central brasileño se distanciara de las criptomonedas mediante declaraciones que aclaran que las criptomonedas no estaban supervisadas, reguladas o autorizadas para operar por el banco central y que tenían riesgos asociados.

Además, la Comisión de Bolsa y Valores de Brasil (SEC, por sus siglas en inglés) también emitió declaraciones en las que manifestó su desaprobación hacia las criptomonedas y aconsejó a los inversores no invertir. De manera más prominente, el IRS (Servicio de Ingresos Interno) brasileño emitió una nueva ley que entrará en vigencia en septiembre de 2019, la cual requerirá que todos los traders e intercambios de criptomonedas informen las transacciones de más de R $ 30,000 (~ 7,700 USD).

Diferentes enfoques sobre la regulación

Ha habido varios países que han implementado o ponderado regulaciones para las criptomonedas en diversos grados y muchos están esperando la próxima reunión del G20 en octubre para escuchar la recomendación del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFIT / FAFT). Sin embargo, también hay varios puntos de vista sobre las regulaciones dentro de la comunidad de criptomonedas, algunos creen que se necesita más regulación y que se necesita la intervención del gobierno, mientras que otros simplemente quieren que el gobierno se mantenga alejado. Craig Wright se ha convertido en una de las figuras más controvertidas dentro de la comunidad de las criptomonedas, ya que recientemente solicitó una patente de derechos para reclamar la autoría del libro blanco –whitepaper– de Bitcoin y, por lo tanto, afirmar ser Satoshi Nakamoto. Mientras tanto, Roger Ver, también conocido como “Bitcoin Jesus” ha sido durante mucho tiempo un defensor de más mercados libres y menos regulaciones sobre las criptomonedas.

Esta división de pensamiento permea todo el sector de las criptomonedas en diferentes compañías, como LocalBitcoins y Shapshift, que implementan de forma voluntaria el cumplimiento de KYC. Sin embargo, también puede ser visto como un intento de evitar más regulaciones y más severas. Más recientemente, Bitcoin Blender, un servicio de mezcla de Bitcoin recientemente cerró abruptamente sin advertirles a sus clientes. Debido a la falta de un pronunciamiento, la razón exacta es desconocida, pero no se produce demasiado tiempo después de que la Europol cerró un servicio de mezcla europeo por presunto lavado de dinero. Los cierres sirven como un recordatorio de lo que podría suceder si el cumplimiento no se tomara en serio entre estos intercambios más grandes en ciertos países. Si bien las criptomonedas son descentralizada, aún queda un punto de falla en las empresas que aceptan criptomonedas y que tienen ubicaciones centralizadas.

Dash se enfoca en la usabilidad a largo plazo dentro de los límites de la realidad

Dash tiene un objetivo a largo plazo de ser usado como dinero digital, el cual no solo requiere velocidad, bajo costo y seguridad, sino también libertad de uso. Dash abordó uno de los principales problemas de libertad de uso al enfocarse en la adopción de comerciantes, donde ahora hay alrededor de 5,000 comerciantes en todo el mundo para que los consumidores puedan comprar fácilmente sus productos y servicios diarios. Pero el otro problema importante que impide la libertad de uso es la interferencia del gobierno, como se vio anteriormente.

Dash está tratando de mantener su viabilidad a largo plazo evitando cualquier atención innecesaria del gobierno. Actualmente, la red está trabajando en esto buscando una carta de no-acción de la SEC, conformando La Trust Irrevocable de la DAO de Dash y la Dash Investment Foundation dentro de los límites legales existentes. Además, Dash también hace que su funcionalidad de PrivateSend sea una característica opcional que aún almacena todos los datos ofuscados en la blockchain pública para intentar evitar la atención del gobierno. Los diversos actores dentro de la comunidad de Dash intentan impulsar el dinero digital descentralizado tanto como sea posible sin llegar al punto en que los gobiernos comiencen a fijarse en Dash y/o las empresas que lo aceptan para ser reguladas.

Autor: Justin Szilard

Fuente: https://dashnews.org/brazil-crackdowns-on-cryptocurrencies-contrasts-differing-regulatory-opinions/