Dash Brasil asoció con el Procesador de Pagos ATAR y Stratum Exchange para permitirles a los usuarios de Dash realizar compras en más de 2.5 millones de establecimientos en Brasil.

ATAR desarrolló una billetera móvil junto con una pulsera NFC (comunicación de campo cercano) que permite a los consumidores realizar pagos sin contacto en cualquier lugar donde se acepte Mastercard, que actualmente significa en el 85% de las máquinas (2.5 millones de comerciantes) en Brasil. Stratum es un intercambio de criptomonedas en línea que permite a los consumidores comprar, vender y retirar criptomonedas, así como también recargar sus teléfonos celulares, pagar facturas de servicios públicos en Brasil y recargar las pulseras de ATAR.

La incursión de Dash en los mercados brasileños y los experimentos de pago con NFC

Dash ha participado en experimentos anteriores a ATAR para aprovechar los pagos con tecnología NFC. Un proyecto anterior logró que el 25% de las personas en un festival de música de Estonia, que duró cuatro días y tuvo un total de 4,000 asistentes pagando más de € 19,000 EUR en Dash a través de pulseras NFC. La billetera de Dash también se actualizó para admitir las funciones de Apple Watch.

Además, Dash también ha incursionado en los mercados brasileños, recientemente agregado a la pasarela de pagos y servicios brasileños Kamoney, que también permite a los brasileños pagar facturas de servicios públicos. Además, este año Dash fue agregado a los intercambios brasileños PagCripto, CoinTrade.cx, NovaDAX, 3xbit, CoinBene y XDEX, lo que aumenta significativamente las opciones para comprar Dash en el país.

Equilibrando la usabilidad con el atributo de «no requerir de confianza»

La alianza de Dash Brasil con Stratum Exchange y el procesador de pagos ATAR ayuda a reducir esta barrera de adopción al hacer que los pagos sean más fáciles y accesibles en más establecimientos, proporcionando un valioso escalón para aceptar pagos con Dash directamente sin convertirlos en moneda fiat. El pago de facturas en Stratum presenta una oportunidad aún mayor, ya que es una actividad que la mayoría de brasileños tienen que hacer, pero poder pagar con criptomonedas coloca los pagos en línea al alcance de los consumidores que no tienen una cuenta bancaria.

Las criptomonedas se crearon para ser una forma de pago sin requerir de confianza, permitiendo que las personas escapen de las altas tarifas bancarias, junto con la posible censura gubernamental y privada que ocurre cuando los consumidores y los comerciantes deben confiar en terceros para facilitar dichos pagos. Sin embargo, después de diez años desde la creación de Bitcoin, todo el sector de las criptomonedas todavía tiene problemas para lograr la adopción masiva. Un factor que contribuye ha sido la falta de facilidad de uso, lo que ha llevado a que terceros ingresen al mercado para facilitar la usabilidad y una mayor aceptación de los comerciantes como un trade-off por la descentralización.

Autor: Justin Szilard

Fuente